Coaching – Metáfora (12) Si quieres avanzar, decide

Los que sois visitantes habituales o me conocéis, habréis percibido que escribo las entradas de este blog con idea de compartir reflexiones o temas que puedan resultar de utilidad. Comienzo afirmando sinceramente que hoy es distinto.

El destino, con su particular sentido del humor, me ha traído esta mañana este precioso vídeo, el cual sugiero ver con atención y en HD. Tras disfrutarlo, me he puesto a teclear para compartir con honestidad y a “portagayola”, pues de eso va precisamente este post; y lo quiero hacer desde un enfoque más personal que el expuesto en cualquier otra entrada.

httpv://www.youtube.com/watch?v=JVuUwvUUPro

Mis impresiones sobre este corto a continuación.

Dice Woody Allen, en el guión de una de sus películas: “Somos la suma de nuestras decisiones”. Pero, ¿qué pasa cuando no decidimos? ¿Es la “carencia de decisión” una decisión en sí misma? El vídeo es una certera metáfora que aglutina muchos de los elementos que nos encontramos cada día en nuestra vida: zona de confort, obstáculos, superación de dificultades, valentía y miedos…

Todos conocemos muy bien el miedo. Aparece en nuestras vidas en el mismo instante en el que venimos a este mundo, en mitad de un llanto. Según crecemos vamos coleccionando los cromos que completan nuestro extenso álbum de miedos. El miedo al rechazo. A la caída. A la herida. Al qué dirán. Al vínculo. A ser feliz con libertad absoluta. A la soledad. Al ridículo. Al fracaso. Al éxito. A la sombra. A la luz. A la muerte. A la vida. Al desapego. Al cambio.

Todos nuestros miedos están disponibles full-time para atendernos 24 horas al día, 7 días a la semana. Siempre que les preguntamos nos aconsejan mantenernos en el mismo punto y seguir siendo la misma persona. Nos aportan gasolina para seguir haciendo lo mismo que ya hacíamos o aquello que hace todo el mundo, asegurando que es lo correcto. Y así nos va.

Podría llegar a afirmar que mis miedos me aprecian tanto, que me frenan de manera preventiva en su anhelo de mantenerme alejado de nuevas posibles decepciones y frustraciones. Me pregunto si el miedo fue emprendedor en algún momento de su historia pues se toma su trabajo con auténtica dedicación. A veces creo que lo suyo debe ser profundamente vocacional.

De un tiempo a esta parte, cada vez estoy más seguro de que una de las premisas para ser feliz es reconocer nuestros miedos y confrontarlos. Los obstáculos no van desaparecer, en esto estamos de acuerdo. No obstante, aunque no sepamos lo que va a suceder, aunque no tengamos certezas ni garantías…. la clave está en la confianza.

Creo que esta es una de las tres cosas que nos pide la vida antes de empezar a dárnoslo todo: Una buena intención, tener confianza y mostrar proactividad.

Finalizo con dos frases de Antoine de Sain-Exupery que vienen muy al hilo de todo lo expuesto, sugiriendo cómo fluir por la vida, con sus retos y sus reveses: “El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe adónde va” y “La huída no ha llevado nunca a nadie a ningún sitio”

Nota: Quiero dedicar este post a todas aquellas personas que dudan y lo reconocen, pues, al reconocerlo, reconocen su humana vulnerabilidad. Desde aquí mi invitación a conectar con nuestra valentía para liberarnos de los miedos y evitar que nos limiten en nuestras decisiones.

Título original del vídeo: Nuit Blanche (Spy Films)
Directed by: Arev Manoukian
Cinematographer: Arev Manoukian
Algunas referencias e inspiración tomadas de Borja Vilaseca.